Nacido en el sur de España, en Córdoba, a Alberto Muñoz le propusieron un buen día venir a trabajar a Miami. Tenía 30 años, estaba doblemente licenciado en Obras Públicas y Caminos y ya había abierto otras delegaciones de “Espacio”, la promotora para la que trabajaba en otras ciudades de España, pero mudarse a Miami suponía un paso más grande en su vida y su carrera, y no sabía bien con qué se iba a encontrar en este nuevo territorio; aun así, aceptó la propuesta, y en una semana su vida dio un vuelco que jamás imaginó.

Hoy en día Alberto, presidente del consolidado Espacio USA, va a realizar el proyecto inmobiliario más ambicioso desde el último boom inmobiliario de Miami, lo que marca el resurgimiento de este mercado. La ciudad acaba de aprobar el proyecto de 400 millones de dólares en el 1400 de Biscayne Boulevard en Downtown Miami, el cual ayudará al establecimiento de la zona como un distrito residencial.

“Cuando llegué no sabia ni cómo había aterrizado, ni cómo funcionaba el mercado americano, que se presuponía más sencillo, pero era más diferente de lo que nosotros pensábamos”, explica Alberto.

Era el año 2007 y la situación del mercado inmobiliario estaba poniéndose difícil, “la llegada a este país fue más dura aún de lo que imaginamos porque justo cuando llegamos comenzó la crisis, que al principio no se sabía que era crisis; pero seguimos adelante, puesto que la compañía apostó por la internacionalización”, afirma el empresario español, quien supo sacar provecho de la situación gracias a su visión empresarial.

“La crisis nos lo hizo pasar difícil pero también nos dio la oportunidad de comprar este edificio que hoy en día se ha convertido en el mayor proyecto desarrollado en el área del Omni”. A pesar de las dificultades, da la sensación que Alberto siempre supo que hacer, estudió la zona y tuvo una clara visión por la que apostó.

El proyecto consiste en 12 pisos de 103000 pies de oficinas de clase A con tecnología LEED y 55 pisos de condominios residenciales de lujo, con una terraza en el primer piso para comercios y restaurantes. Tienen previsto comenzar a construirlo en el 2013 y terminarlo en 5 años. “La ciudad se está convirtiendo ya en algo más peatonal y residencial y esperamos aportar nuestro granito de arena; por ello hemos decidido crear un proyecto mixto con oficinas y condominios, para que siempre haya movimiento de gente por el día y por la noche”, asegura Alberto.

Este exitoso empresario apuesta firme profesionalmente, pero personalmente la situación es menos clara para él: “soy soltero y no tengo hijos; la situación del expatriado es un poco complicada porque uno no sabe cuanto tiempo se va a quedar en este país, pero por otro lado, me enfoco en el trabajo porque me gusta mucho, disfruto mucho lo que hago y la verdad, es que los años van pasando”, explica Alberto.

Ahora con 35 años de edad, una carrera extraordinaria, y un físico muy agradecido, Alberto mantiene una vida sana, hace ejercicio todos los días, viaja a España cada 2 o 3 meses, le gusta bucear, compartir tiempo con los amigos y solo tiene un secreto: su pasión por la equitación. Tímidamente confiesa que le apasiona montar en su caballo, el cual trajo de España, y afirma que echa de menos competir, puesto que desde pequeño se dedicaba profesionalmente. De momento, se dedica a la competición en el mercado inmobiliario, y por ahora ¡va en los primeros puestos!