La joven mexicana Ana Lorena es conocida por su papel de “Elizabeth” en la novela “Relaciones Peligrosas”; sin embargo, su carrera artística comenzó siendo apenas una niña cuando bailaba danza árabe. Hoy en día, sigue con la misma ilusión que la primera vez que subió a un escenario, pero con más conocimientos. Alegre y decidida, Ana Lorena está llena de sueños que desea compartir con los lectores de LifeStyle Miami.

Mi primer experiencia en un escenario fue desde muy pequeña bailando flamenco y belly dance y luego tuve oportunidad de hacer teatro en el colegio y nunca lo dudé, ahora pienso que me impulsaba el deseo de expresarme a través del baile y la actuación; siempre lo busqué, y participé en varias obras como "Black Patent Leather Shoes", "Vaselina" y "Torch Bearers".  Hay una magia muy especial cuando se encienden esas luces del escenario y estas en contacto directo con el publico; me siento viva, es maravilloso”, asegura Ana Lorena.

La historia de Ana Lorena es la historia del sueño cumplido de muchas niñas. Nacida en México se trasladó a Texas de bien pequeña, donde comenzó a destacarse artísticamente. Su paso por los Estados Unidos está siendo muy exitoso; desde que llegó no ha dejado de ganar premios y concursos en cada faceta artística que ha realizado: baile, teatro y modelaje.

Después de su paso por la televisión en canales como Fox y Univisión, y en la estación de radio Súper Estrella, Ana Lorena sentía que podía ofrecer mucho más de sí misma frente a una cámara, y al trasladarse a Miami ingresó en las escuelas de actuación de “Sebastián Ligarde” y de “Adriana Barraza”.

Hasta que en el 2011 llegó su gran oportunidad al ingresar en el primer taller de actuación para jóvenes de Telemundo, donde fue escogida entre más de 600 actores de todo el país y le ofrecieron el papel de “Elizabeth” en la novela “Relaciones Peligrosas”, un personaje complejo con el que Ana Lorena ha sabido llamar la atención interpretando a una chica con baja autoestima, bulímica y víctima de “bullying”.

“Me siento muy contenta y muy satisfecha de haberle dado vida en la pantalla a un personaje como Elizabeth Gómez. Fue un reto trabajarla por que somos muy distintas. Es un personaje muy real y complicado a quien le pasan una serie de cosas que como actor es una bendición, pero como persona, no se las deseo a nadie. Es una niña que tiene que crecer de golpe, que vive experiencias que acaban con su autoestima poco a poco y todo por una "relación peligrosa" [con “Gonzalo”, interpretado por Oscar Priego] que al principio parece estar muy divertida pero acaba en manipulaciones, violación, drogas, alcohol, etc. No es hasta después que se encuentra con el amor de Leo Max [Danilo Carrera] que ella se da cuenta de lo que es un amor verdadero y aún ahí hay muchas complicaciones detrás. Hay muchas facetas en ella y para mí fue un honor que me confiaran tan lindo personaje y espero de todo corazón que el público lo haya disfrutado tanto como yo”, afirma Ana Lorena.

La joven actriz está totalmente entregada a su profesión y asegura que para ser un buen actor hay que “practicar constantemente y aprender distintas técnicas para identificar cuál es la que te sirve mejor para llegar a la verdad de tu expresión actoral. Es indispensable escuchar no solo con los oídos, sino con el corazón para poder reaccionar ante tu compañero escénico y que haya una comunión en cada momento”, explica Ana Lorena.

Pero su misticismo interno es solo una parte de ella, pues aunque disfruta de un buen libro o de escuchar música, también le gusta la fotografía, el baile y reunirse con los amigos en un café. Es inquieta y le gusta descubrir cosas nuevas, por ello le apasiona la diversidad cultural que ofrece Miami con su música y gastronomía tan variadas. Para ella “es una delicia poder comer en un peruano, italiano, francés, japonés, árabe…y es una ciudad en constante crecimiento, ¡me encanta Miami!”

Ana Lorena ha encontrado su hogar en Miami, vive enamorada de esta ciudad, y lleva el amor a todas las facetas de su vida; como ella misma lo dice: “el amor es lo más importante para mí, de ahí se derivan muchos valores y es algo que hace falta en el mundo. Tener conciencia de un amor universal te lleva a tener conciencia de lo que te rodea, ya sea tu familia, tu pareja o tus amigos”, asegura Ana Lorena.

Por último, esta talentosa actriz quiso compartir sus sueños con LifeStyle Miami: “Tengo muchos, aunque realizarme como actriz y como mujer son mis principales. Me gustaría representar a los latinos en Hollywood y darnos un nombre digno, sería un honor. Por otro lado, me encantaría casarme y ser mamá, que se me hace una de las funciones más bellas de la mujer. Una vez que tenga mi familia, me gustaría administrar o apoyar una fundación que apoye la educación de la mujer y otra que apoye a las personas con capacidades distintas. En fin, una serie de metas que me mantengan ocupada aportando valores positivos a la sociedad”.  Toda una mujer con sueños pero con los pies en la tierra, y sobre todo, con un gran corazón, la semilla del éxito. ¡Mucha suerte Ana Lorena!