Plumas de ave, pelo de cola de caballo, metales vírgenes, algodón, bambú, cachemir son algunos de los materiales de los colchones que usa la realeza de Inglaterra, y otras personalidades, y que ahora se pueden comprar en la Florida.

La tienda Brickell Matress son los únicos autorizados en este estado para vender las marcas de colchones más caras del mundo, Carpe Diem y Vi-Spring. Y aunque uno de estos colchones puede llegar a costar 40 mil dólares, Juan Quintero, uno de los fundadores de la tienda,  asegura que es una buena inversión: “la gente gasta más dinero en su coche y apenas pasa dos horas al día en él, sin embargo en la cama pasamos un tercio de nuestra vida, y de nuestro descanso depende la fortaleza para afrontar cada día”.

Así pues, comprar uno de estos colchones se convierte en algo especial, pues la tienda es como un oasis de confort, donde uno puede tomar un vino en el lounge mientras un experto en el descanso le ayuda a buscar la mejor opción en base a su ritmo de vida y su cuerpo. “Cuando un cliente nos compra un colchón entra a formar parte de una élite, y recibe un servicio comparado al que pueda ofrecer uno de los mejores hoteles de Miami Beach, además de tener una garantía de por vida, que si sucede algo vamos a su casa a arreglárselo inmediatamente”, explica Juan.

Los clientes que tienen son personas que se valoran a sí mismos, que valoran su familia, y que no tienen un presupuesto, y entre ellos están grandes empresarios, diseñadores y artistas como Chino, el cantante de Chino y Nacho. En estos tipos de colchones no hay modas cambiantes, sino tradicionalismo que se transmite de generación a generación, como en el caso de la realeza de Inglaterra, pues los últimos en comprarse un colchón Vi-Spring han sido los príncipes Kate y Guillermo. Esta marca británica sacó un modelo especial llamado “Jubilee”, una edición limitada en honor al cumpleaños de la reina, del cual se hicieron 60 réplicas igual al que a ella le regalaron y se vendieron en 90 días.

Lo sorprendente es que detrás de este negocio están tres socios que no llegan a los 30 años de edad: Matt Byrd, Juan Quintero y Chris Nelson. A pesar de su corta edad, y con ayuda de dos socios capitalistas, Bill Fuller y Martin Pinilla, tienen una gran experiencia en el sector. “Desde que estábamos en la universidad vendíamos colchones en tiendas virtuales, yo crecí en las mueblerías de Miami, comencé a los 17 años haciendo entregas a domicilio y desde los 19 vendo colchones”, afirma Juan, el mayor de los tres, con 29 años de edad. ¡Hoy en día estos jóvenes venden colchones hasta en Nueva Zelanda!

“Los negocios son un arte cambiante, todos los días hay algo nuevo, pero no hay que tener miedo; cuando empezamos, pensábamos que si nada teníamos, nada podíamos perder. Ahora tenemos muchos proyectos y 25 personas trabajando en nuestras ideas todos los días”, explica Juan entusiasmado.

Sin duda los estudios abalan la idea de que dormir bien es importante para la salud; no solo es un buen tratamiento de belleza, sino que los científicos dicen que mejora la memoria, y hasta reduce la predisposición genética a la obesidad. Sin olvidar que hacer una siesta de 45 minutos al día es bueno para el sistema cardiovascular. A veces no ponemos atención en esto, pero es cierto dormir bien es la base de nuestro equilibrio físico y emocional y esa es la premisa de estos colchones, que sin duda, darán mucho de qué hablar entre las celebridades y socialites de nuestra ciudad.