La octava edición del Design Miami, que se realizó del pasado 5 al 9 de diciembre en Miami Beach, fue un escaparate mundial de muebles, iluminación y accesorios “d'art” que año tras año se presenta con un grupo en aumento de galerías de exhibición especializadas en colecciones del siglo XX y del siglo XXI. El evento que comenzó en el 2005 como un satélite de Art Basel en Miami Beach, para atraer a los coleccionistas de élite que querían un sofá excéntrico y de manos de un gran diseñador, se ha convertido en una feria con más de 30.000 visitantes en tan solo en cinco días. Para el 2012, El Design Miami amplió su alcance geográfico al presentar galerías anteriormente no representadas de países como Israel y Alemania. Además de la participación  por primera vez de la galería con sede en Chicago y en Filadelfia “Galerie Moderne”, bajo la gran exposición de Mark McDonald, haciendo un homenaje a la Casa Eames, mientras que la galería R 20th Century mostró muy codiciadas obras de Wendell Castle, pionero del estilo americano en muebles, y la galería “Carpenters Workshop” presentó una increíble iluminación por Johanna Grawunder.

Los visitantes de Design Miami fueron sorprendidos en esta octava edición por el "Drift Pavillion", un pabellón creado por el estudio Snarkitecture de la ciudad de Nueva York / Foto superior Jim Harris, foto inferior Marcus Haugg

"La edición de este año demostró una vez que Design Miami sigue siendo líder en el mundo del diseño de los muebles y accesorios del siglo XX y XXI", dijo Marianne Goebl, directora de Design Miami. "Seguimos apoyando la relación vital entre clientes y creativos al ofrecer un lugar de encuentro único en su clase y en la comunidad para ambos". Lo que se vio en el Design Miami Los visitantes de Design Miami fueron sorprendidos en esta octava edición por el "Drift Pavillion", un pabellón creado por el estudio Snarkitecture de la ciudad de Nueva York, un entorno flotante que asemejó un paisaje topográfico en suspensión, inspirado en una montaña ascendente por encima y por debajo de una caverna excavada. La ligereza de los tubos flotantes de vinilo blanco que le dieron vida a este relieve era visible desde una distancia de varios bloques. La cascada conformada por los cilindros y las aberturas en el dosel superior del pabellón que permitían una vista del cielo de Miami fue una apuesta que el estudio Snarkitecture trató de recrear en un momento de paz inesperado para los visitantes. La feria tuvo como invitados especiales insumos como “el vidrio y la cerámica” con obras del aclamado vidriero japonés Ritsue Mishima de la galería Pierre Marie Giraud, la diseñadora holandesa Pieke Bergmans con sus famosas lámparas y bombillos de formas peculiares en vidrio soplado, y Sylvain Willenz de la galería Victor Hunt que mostró la capacidad del vidrio de exhibir diferentes opacidades y colores. El resurgimiento del diseño italiano contemporáneo e histórico se vio en la feria con la presencia de importantes galerías como Rossella Colombari, Nilufar, y Antonella Villanova. Expositores que por primera vez estuvieron en la feria como la galería Gabrielle Ammann desde Alemania, Galerie BSL y Galerie Jacques Lacoste de París, Jason Jacques Inc. de Nueva York, Moderne Gallery de Filadelfia y Galleria Rossella Colombari de Milán fueron la gran expresión en tendencia y novedad para el 2013.

El resurgimiento del diseño italiano contemporáneo e histórico se vio en la feria con la presencia de importantes galerías como Rossella Colombari / Foto James Harris

Las piezas y diseños que se vieron en Design Miami obviamente no son para el público general; sus elevados precios y su exclusividad los hacen más apropiados para coleccionistas o grandes adeptos al arte en decoración que pueden pagar fortunas por estos preciados artefactos y que sueñan con ver sus hogares en la vanguardia de la decoración y moda del 2013. Sin embargo, lo presentado en Design Miami sirve como una guía de las tendencias en lo que a decoración de interiores se refiere, que muchas personas pueden seguir o emular de maneras más cercanas a sus realidades personales. Para tener una idea de las piezas que serán tendencia en 2013 y sus precios, tenemos por ejemplo un gabinete de madera lacada y silicona con apariencia de haber sido golpeado por un objeto cortopunzante y estantes que parecen fragmentos de yeso roto, parte de la colección de Snarkitechture por un precio de entre $5.000 y $20.000. A partir del segundo día del evento, se había vendido un taburete en $5.000 y tenían solicitudes de autorización para otras piezas.

"Venice Projects" exhibió la colección "Metamorphosis", con estas alucinantes lámparas de vidrio soplado / Foto James Harris

Maria Wettergren de París, especialista en diseño escandinavo contemporáneo, junto con Mathias Bengtsson, un londinense de origen danés, diseñaron una  pieza en material 3-D impreso en resina para asemejarse a la estructura de un hueso recubierto de plata, con un precio de 65.200 dólares. Gabrielle Ammann de Colonia, Alemania, mostró una silla de mármol por valor de $75.000. Taburetes de vidrio soplado, creados a mano en un taller de en Marsella, Francia, por el diseñador belga Sylvain Willenz utilizando 55 libras de vidrio fundido fue un abrebocas exclusivo de una edición limitada de diez por cada color por valor de $12.700 cada uno. La galería Andrea Rosen, tenía el trabajo "Last Light" por el artista Félix González-Torres a un precio de $550.000 un precio aparentemente alto por un arduo trabajo de varios meses para construir el trío de lámparas, de metal y vidrio.

Una de las sensaciones de la feria fue la silla R18 Ultra, diseñada por Clemens Weisshaar y Reed Kram, en colaboración con los ingenieros de la compañía de autos Audi / Foto Tom Vack

La lámpara de piso PINKIE, diseñada por el estadounidense Wendell Castle en color rosa chicle, de fibra de vidrio reforzado con plástico recubierto de pintura personalizada, 41 centímetros de alto, está pensada para coleccionistas que deseen pagar $35.000 por ella. La silla R18 Ultra se destacó en Design Miami por su comodidad e innovación, además de sus  impresionantes materiales, utilizados en la producción de los automóviles Audi. Diseñado para Audi por las nuevas estrellas del diseño Clemens Weisshaar y Reed Kram, en colaboración con los ingenieros de la compañía del coche. Mediante el uso de materiales compuestos de carbono fino en el asiento con las piernas dobladas de aluminio de alta resistencia, desarrollaron una silla robusta, con una parte posterior confort-flexible que pesa sólo 2 kilogramos. En general, la feria contó con un buen balance en los nuevos diseños frescos, claro está con altos precio y otros más accesibles. Sin embargo, hay que entender esta feria como un lugar para armarse ideas y conceptos en decoración, ya que más que un espectáculo de comercio al por mayor, es un lugar para galerías de diseño que se adaptan a los sofisticados coleccionistas internacionales.