El intercambio de parejas o “swinging” (también llamado en inglés “partner swapping”), si bien es considerado por muchos como un tema tabú o un comportamiento inmoral, es un estilo de vida para muchas parejas en Miami y el sur de la Florida, donde existe una gran comunidad de “swingers” y lugares para sus encuentros.

Esta práctica se dio a conocer en los años 60 y 70, en medio del boom de la revolución sexual, y se divulgó por medio de libros, prensa y revistas, pero no es algo nuevo, ya que se viene practicando por siglos.

El “partner swapping” tiene mucho que ver con la fascinación de observar a otros relacionándose sexualmente o el ser observado. Hay varios códigos importantes: besarse, acariciarse o tener sexo oral con una tercera o cuarta persona es algo a lo que se le conoce como “soft swing” o intercambio suave. Cuando hay penetración y actividades más intensas, estamos hablando de “full swap” o intercambio total.

El “swinging” es definitivamente toda una revolución sexual que nace en parejas casadas o comprometidas de cualquier otra forma que se involucran con alguien soltero u otras parejas. Para ellos se trata de un estilo de vida, una forma de satisfacer la curiosidad y la necesidad de variedad en la relación de pareja. El caso es que tiene que haber igualdad de entrega y es vital para completar la fantasía del swinger el pensamiento “yo lo hago con quien tú amas y tú lo haces con quien yo amo”.

Probar cosas diferentes cada vez es mas normal; es un estado elevado de confianza pactada donde el amor de pareja no se ve afectado. Muchos miembros de la comunidad del “poliamor” lo consideran una actividad creativa para hacer que la relación sea más duradera y menos aburrida, pero también están los casos de parejas para las cuales esto ha sido todo un fiasco ya que las personas involucradas tienen que tener una capacidad muy grande para superar el hecho de compartir sexualmente a su pareja con otras personas, la mayoría de las veces desconocidas.

Pero muchas personas consideran que este tipo de prácticas son muy riesgosas en muchos aspectos; por esta razón es vital e imperante siempre practicar sexo seguro.

En este momento hay más de tres mil clubes entre América del Norte y Europa; sólo en el sur y el este de Estados Unidos hay más de cuatrocientos.

Dicen que la práctica del intercambio de parejas surgió aquí En Estados Unidos hacia la década de 1950 en las bases militares con el fin de apoyarse entre parejas ya que habían muchas bajas de soldados en la guerra. Con el tiempo se trasladó a zonas mas residenciales, fenómeno que se ve reflejado por estos tiempos en el sur de la Florida que cuenta con varios sitios muy conocidos especiales para las parejas swingers entre ellos “Miami Velvet”.

Hay muchos tipos de clubes y maneras de acceder a esta actividad o estilo de vida, como por ejemplo los clubes externos donde solo se conocen parejas, los internos donde puedes tener sexo allí mismo, las vacaciones, cruceros o convenciones sólo para este tipo de personas, paginas web donde te inscribes para hacer tus citas online, entre otras. En Europa hasta existen pueblos nudistas para actividades de intercambio de pareja. Al final del día, se trata de lo que te guste y te haga sentir bien sexualmente, tanto a ti como a tu pareja, no lo que esté de moda… aunque a muchos les encanta la moda.