La idea de estar en un lugar paradisíaco siempre es una alternativa tentadora y frecuente que asalta nuestra memoria. Nos brinda una sensación de reposo mental y espiritual ligada a una serie de sentimientos como la felicidad, el placer y el romance.

Vista al mar desde la habitación principal de una de las lujosas villas sobre el agua del Viceroy Maldives Resort.

La primavera parece iniciar este ciclo de sensaciones placenteras para este 2013 que recién comienza con todo su jovial encanto, y un destino maravilloso para celebrar este encuentro es la peculiar e interesante República de las Maldivas en Asia, que hace poco  estrenó el “Viceroy Maldives”, una extensión más de la cadena internacional de hoteles “Viceroy Hotels and Resorts” situado en el atolón privado de Vagaru, a 192 km de la capital Malé y del aeropuerto internacional de las Islas Maldivas. Este fascinante centro turístico de ensueño cuenta con 61 villas (32 sobre el agua y 29 en la playa) y los alojamientos más espaciosos en las Maldivas, que van desde los 1,300 a  3,000 pies cuadrados, equipados con piscinas privadas, baños lujosos y espectaculares áreas al aire libre. También posee tratamientos de spa individuales y en parejas en los que elementos naturales como el sol, el mar y la cultura de Maldivas se funden en tratamientos holísticos que permiten a los huéspedes alcanzar un sentido álgido del bienestar y la curación. Desde el momento en el que los huéspedes llegan a “Viceroy Maldives Resort” en hidroavión y son transportados a sus recintos, gozarán de un sentido inefable de calma, ya sea descansando en un sofacama con vista a la laguna o al lado en la playa en Anguru, este complejo supera cabalmente las expectativas de los clientes más exigentes. La elegante y moderna arquitectura que se engarza sobre el Mar Índico es sencillamente alucinante, un estilo de casas flotantes están alineadas perfectamente para brindar el sentido último de calma y sosiego, dispuestas a cobijar a sus huéspedes que llegan mayoritariamente de Europa, listos para relajarse y disfrutar de las comodidades a ofrecer. Cada villa está diseñada con la intención de tener la máxima privacidad, ya sea en la laguna o en la playa, proporcionando amplia distancia entre cada una de ellas para mantener la intimidad y el espacio para los huéspedes.

Terraza de bronceado en una de las villas del Viceroy Maldives Resort.

El sofisticado complejo turístico lo tiene todo, terrazas privadas con acceso a través de puertas corredizas con vista al Océano Índico, piscina privada en cada villa, minibar, cafetería, servicio de lavandería y comedor las 24 horas, servicio de limpieza dos veces al día, Wi-Fi gratis en todas las zonas comunes, un panel de control para el flitrado de llamadas, mensajes y correos de voz, botones, clases de yoga, un clínica disponible las 24 horas y hasta un gimnasio para revitalizar las energías despues de gozar tanto el ocio. Es sencillamente el lugar perfecto según el concepto occidental griego que sostenía que una sociedad sería perfecta si se pudiera gozar ,inteligentemente, del ocio para el devenir de cosas productivas. Como dato adicional, la República de las Maldivas o simplemente las Maldivas, es un país insular situado en el océano Índico al sudoeste de la India, al sur de Asia, formado por 2000 islas, de las cuales 203 están habitadas. Están agrupadas en 26 atolones. Su capital y ciudad más poblada es Malé y el Islam es la religión predominante. Este paraíso terrenal posee 87 islas destinadas al turismo vacacional. Es considerado el país más bajo del mundo ya que solo el 1% de la superficie total de la isla está situada por encima del mar, con una altitud media de dos metros. Se cree que en algún momento el país desaparecerá de la faz de la tierra debido a su muy plano estado geográfico, así que más vale visitar pronto este pedazo de cielo en la tierra. Para más información sobre el centro turístico “Viceroy Maldives Resort” visite www.viceroyhotelsandresort.com/maldives

Embarcación típica en medio de la laguna del atolón. Al fondo se aprecian las villas sobre el agua.