Últimamente es común escuchar hablar de la exclusividad de los servicios “boutique”. Uno de ellos son los gimnasios de entrenamiento no convencional como lo es el CrossFit, un deporte élite que exige alto rendimiento sin discriminar entre empresarios, esquiadores, atletas olímpicos, ciclistas, abuelos o amas de casa que buscan tener un estilo de vida activo y saludable.

Roger Argüello / Cortesía de CrossFit Vida Brickell

Variedad y constante movimiento son dos palabras que captan la esencia de este novedoso concepto que a pesar de haber tenido inicio hace más de diez años en las academias de policía, unidades militares, centros de artes marciales y de deportistas profesionales, sólo hasta hace pocos años se volvió popular y accesible a todas las personas. Se trata de una disciplina que se apoya en el levantamiento de pesas, la gimnasia y movimientos sistematizados y que combina diferentes aspectos físicos como la resistencia cardiovascular y respiratoria, la fuerza, la flexibilidad, la agilidad, el equilibrio y la coordinación, entre otros.

Miami es la tercera ciudad de los Estados Unidos donde más se practica esta nueva forma de entrenamiento que crea en sus practicantes un estilo de vida sano y que, además de reducir tallas, aumenta la autoestima de sus seguidores al verse y sentirse más seguros con un cuerpo que día a día luce más firme, moldeado y saludable, a veces de manera muy rápida. La popularidad del CrossFit en Miami se puede palpar con facilidad; hasta hace poco sólo había unos cuantos centros de entrenamiento, mayormente por las áreas de Kendall y Doral. Hoy, prácticamente cada barrio en la ciudad tiene un gimnasio de CrossFit como los que abrieron recientemente en Brickell, South Beach o Midtown.

El diario de una sesión

Roger Argüello / Cortesía de CrossFit Vida Brickell

El nombre de este programa es una abreviación de “Cross Fitness” o “entrenamiento físico híbrido”, por combinar en una sola técnica diferentes tipos de acondicionamiento físico. El CrossFit se realiza de manera grupal en un ambiente óptimo que se asemeje a un campo abierto, típico del entrenamiento militar o en recintos abiertos al estilo almacén o bodega.

Una hora de entrenamiento inicia con un rápido calentamiento o en otras palabras, correr un poco. Luego se hace estiramiento a medida que el instructor certificado indica los movimientos de la clase, verificando que todos entiendan para que nadie se lastime. Después de practicar el primer movimiento, generalmente con un tubo plástico, inicia el marcador de tiempo, que es el comienzo oficial de la sesión. Cada integrante desarrolla la rutina de acuerdo a su capacidad. Las personas que llevan más tiempo en este deporte motivan a sus compañeros para concluir con éxito esta jornada que no es para nada fácil. Cuando alguien termina, grita "¡time!", y el instructor marca el tiempo de cada persona, escribiéndolo en un pizarrón para comparar los tiempos. Finalmente se concluye la sesión con un estiramiento.

Roger Argüello / Cortesía de CrossFit Vida Brickell

Una rutina estándar incorpora pesas, balones, llantas de camión, bandas elásticas, mancuernas, kettlebells o pesas rusas (pesas especializadas en flexibilidad, fuerza, rendimiento y acondicionamiento del cuerpo), cuerda de escalada, remo, y otras herramientas, combinadas en movimientos de alta intensidad que varían constantemente. “Un momento estás levantando una pesa cuando, sin darte cuenta, estás pasando rápidamente a una soga o a una llanta… ¡estás en movimiento constante! Tienes poco tiempo para descansar y sudas mucho ya que usualmente las clases son en centros al estilo de bodegas sin aire acondicionado, lo que incrementa tu temperatura corporal y la quema de calorías”, afirma André Rodrigues, quien ha practicado esta disciplina por casi dos años en el “Ripped Fitness Center” de Doral. (www.crossfitmiami.com)

Expertos deportistas categorizan el CrossFit como un deporte integral, incluso para  personas de edad avanzada y con enfermedades del corazón. Y como empezar no es tarea fácil, gimnasios e instructores recomiendan aprender los movimientos entre uno o dos meses hasta poder realizar los ejercicios con fluidez y exigencia. La mayoría de los centros de CrossFit ofrecen una primera clase gratuita para principiantes donde les enseñan de manera práctica las bases y los movimientos del entrenamiento, para evitar lesiones. Algunos gimnasios incluyen una semana entera de preentrenamiento a la que le llaman “CrossFit 101” como es el caso de CrossFit Vida en Brickell, que también tiene sedes en Doral, Coral Gables y South Miami (www.crossfitvida.net). El precio de una membresía mensual en algún centro de CrossFit oscila entre los $100 y los $180 dólares.

Las celebridades también practican CrossFit

Roger Argüello / Cortesía de CrossFit Vida Brickell

El  piloto de carreras brasileño Helio Castroneves, reconocido además por su participación en “Dancing with the Stars”, incorpora CrossFit dos veces por semana en su régimen de entrenamiento. Muchos atletas profesionales, incluyendo corredores de la Fórmula Indy, lo practican para mantener su cuerpo en altos niveles de intensidad por largos períodos. También es el caso de Madonna y Gwyneth Paltrow quienes aseguran que “ya no pueden prescindir de este milagroso deporte por sus numerosos beneficios”.

Es así que este novedoso entrenamiento, practicado tres veces a la semana con disciplina, puede arrojar buenos resultados a corto plazo como moldeo del cuerpo, mejoras en el estado corporal y sobre todo una meta en quien lo practica: ver en su cuerpo logros que compañeros de grupo más avanzados reflejan en su físico y su salud.

Este entrenamiento es muy útil también para gente que nunca ha hecho ningún tipo de ejercicio y quiere empezar a hacerlo porque cada ejercicio se acomoda a la agilidad y fuerza de quien lo desarrolla.

Datos curiosos

Cualquiera que sea el nombre de un entrenamiento a campo abierto o la tendencia del gimnasio, siempre utilizará cinco herramientas principales para el desarrollo de ejercicios de estricto rendimiento: balones medicinales, cuerdas de combate, cuerdas suspendidas, pelotas de Bosu y pesas rusas o kettlebells.

Roger Argüello / Cortesía de CrossFit Vida Brickell

El CrossFit fue creado por el ex gimnasta de secundaria Greg Glassman y su ex esposa Lauren Glassman. El primer gimnasio oficial de la marca CrossFit abrió en Santa Cruz, California, en 1995 y ese mismo año Glassman fue contratado por el departamento de policía de Santa Cruz para entrenar a los oficiales por lo que el tipo de entrenamiento se volvió el oficial de este tipo de instancias como departamentos de bomberos, academias militares, entre otros.

Y entre gustos, no hay disgustos

No todos están de acuerdo con los supuestos beneficios del CrossFit. Existen opiniones de personas que lo han practicado y experimentaron que la resistencia, el aguante y la fuerza pueden convertirse en tres complicaciones para una postura correcta, error en el que se es posible caer al practicar este ejercicio si no se cuenta con una supervisión lumbar y de postura de un experto.

Roger Argüello / Cortesía de CrossFit Vida Brickell

April Buchwald recomienda otra novedosa y saludable opción llamada la técnica “Newton’s Law” (www.newtonslawoffitness.com), un entrenamiento de fuerza funcional que consiste en mezclar el movimiento, los músculos y… el cerebro. Se preguntarán ¿por qué el cerebro? Según April, instructora especializada en esta técnica, este órgano controla que los movimientos sean logrados de manera integral y no individual, logrando un entrenamiento estratégico que ayuda a disminuir lesiones en caso de que existan y determinar qué tipo de entrenamiento necesita cada cliente dependiendo de sus necesidades, gustos o metas.
Ellos también ofrecen una sesión gratis de prueba, para que el interesado conozca los beneficios de esta técnica.

Roger Argüello / Cortesía de CrossFit Vida Brickell

Al final del día, siempre lo más importante es informarse bien y sea cual sea el tipo de entrenamiento físico que la persona escoja, hacerlo siempre a su propio ritmo, llegando hasta sus propios límites y manteniendo una técnica perfecta, para evitar lesiones y posibles daños severos a su organismo.

Agradecimiento a Felipe Lara del gimnasio CrossFit305 en Midtown por sus informaciones para este artículo. (www.crossfit305.com)