Para todos aquellos que deseen experimentar el fin de año mientras conocen otra cultura latina diferente con sus diferentes tradiciones, pueden cruzar el océano y visitar España. Las costumbres varían en cada ciudad pero todos se reúnen frente a un reloj centenario a ver las doce campanadas y tomar las uvas de la suerte y después brindar con cidra o cava. La tradición dice que si consigues tomar una uva en cada campanada, ¡tendrás un año próspero! La agencia de viajes Cartagena Travel & Tours ofrece un paquete de nueve días donde se visitan las principales ciudades de España: Barcelona, Madrid, Valencia, Córdoba, Sevilla, Marbella, Granada y Alicante. Cada una de ellas tiene un encanto y unas tradiciones particulares. La ciudad de Valencia se llena de luces y adornos navideños; las calles quedan decoradas como si de un cuento se tratara. Algunos ven las doce campanadas desde un programa de televisión, y otros acuden al centro, bajo el mítico reloj de la estación de trenes. Alrededor, puestos de dulces y churros llenan las calles, y también mercaditos callejeros con juguetes y regalos para hacer las compras de los Reyes Magos. En Córdoba  la gente se reúne en la Plaza de las Tendillas, lugar donde se realiza un programa de actividades lúdicas destinadas a los más pequeños que comienza a las 10 de la mañana con un parque infantil de hinchables, un pasacalles de muñecos móviles, y el reparto y suelta de globos, para continuar a la noche con música ambiental y fuegos artificiales. Pero también esta ciudad ofrece otro tipo de fiestas, pues igualmente es famosa por sus viajes preparados para solteros, así que quién sabe, quizá comience el año nuevo con su media naranja ibérica, pues llegan solteros de toda España.

En Barcelona los hoteles, como el W Barcelona ofrecen cenas de gala, seguidas de baile a partir de la medianoche, como en los clubes Living Room y Eclipse Bar, desde donde se pueden apreciar los fuegos artificiales de la playa y vistas espectaculares de la ciudad.

Otras ciudades han lanzado diferentes iniciativas para los turistas, como es el caso Marbella, una de las ciudades más glamorosas de España, donde se está realizando un Fin de Año Gastronómico en el que los restaurantes y hoteles de la ciudad tienen menús especiales para degustar toda la comida típica de la zona con un toque navideño. En Alicante se promueve mucho el turismo de la zona con la organización de excursiones a bellos monumentos como el Castillo de Santa Bárbara, la Basílica de Santa María o el Monasterio de la Santa Faz, además de poder visitar El Palmeral, una zona con más de un millón de palmeras declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco; cerca de estos lugares se pueden comer las mejores paellas de marisco o arroz caldoso de bogavantes. Como no podía ser menos, la capital de España, Madrid, presenta una variedad extraordinaria en cuanto a fiestas. Dado su carácter multicultural, hay fiestas de todo tipo; lo más común es cenar con los amigos o familiares y después ir a una sala de fiestas, creadas especialmente para estas fechas, donde hay música y barra libre hasta las 6 de la mañana y donde además está incluido el “cotillón” (bolsa con antifaz, gorro, matasuegras, pito, etc.) y también el “resopón” (sándwiches de jamón y queso o unos pastelitos dulces que después de unas horas de baile van muy bien). Una de las tradiciones de fin de año más arraigadas en la capital es reunirse en la emblemática Puerta del Sol a escuchar las doce campanadas de la torre del reloj, mientras se comen las uvas y se ven los espectaculares fuegos artificiales. La plaza se ha convertido en el lugar por excelencia de reunión de los madrileños en “nochevieja”, así como Times Square para los neoyorquinos o la Torre Eiffel para los parisinos. Muchos hoteles, de hecho, regalan a sus huéspedes las doce uvas para recibir el año nuevo al mejor estilo español. Málaga también presenta muchos atractivos, rutas por el casco antiguo, visitas a teatros romanos, baños árabes, castillos y hasta la casa del pintor Pablo Picasso. Y en cuanto a fiesta se refiere, buena fama tienen los del sur, quienes tienen la costumbre de ¡disfrazarse en fin de año! En Barcelona los hoteles, como el Majestic, el Hotel Arts o el Hotel W Barcelona ofrecen cenas de gala, seguidas de baile a partir de medianoche. Para los que prefieran ir por libre a celebrarlo, hay dos zonas predominantes: la zona del Puerto Olímpico, con gran variedad de bares, restaurantes y discotecas como el Shoko, Sotavento o Carpe Diem. Y la zona alta de la ciudad, donde se encuentran los lugares más de moda como el Sutton, Bocagrande, Luz de Gas o Bling Bling. En Granada la gente se reúne bajo el reloj del ayuntamiento en la Plaza del Carmen, donde hay actuaciones y fuegos artificiales después de las doce campanadas. Los bares y pubs se llenan de gente, pues es muy típico andar de un local a otro, como haciendo una ruta, sin embargo, en esa noche casi todo está muy lleno y reservado con antelación, no es una noche para improvisar por lo que es mejor asegurarse su lugar, bien sea en un hotel, en un restaurante, en una sala de fiestas, o en una casa rural o apartamento, donde se juntan varios amigos para pasar unos días. Así que si van a viajar preparen su ropa interior roja en la maleta, pues todos los españoles la llevan en año nuevo, y no olviden poner dinero en sus zapatos la noche del 31 de diciembre, ni comer lentejas el día 1 de enero… todo ello le atraerá un 2013 de suerte, ¡al estilo español!