Se conocieron en el rodaje de un video musical; él era el director y ella la actriz seleccionada para el papel principal. Sin ellos saberlo, en medio de luces y cámaras, cupido hacía de la suyas y una historia de amor se comenzaba a escribir.

Desde entonces, el amor de la actriz dominicana Sharlene Taulé y del director venezolano de cine y videos musicales Daniel Durán se ha tejido entre guiones, música, sets de grabación, películas, rodajes, llamadas telefónicas, novelas, notas de amor y juegos de bolos. Es un amor que por ya casi tres años ha sabido sortear las duras pruebas de sus profesiones, que demandan considerables cantidades de tiempo y mucha entrega.

Sharlene acaba recientemente de dar uno de los mayores pasos en su carrera en la televisión hispana de Estados Unidos al firmar contrato con Telemundo para la nueva novela “Pasión Prohibida”. Daniel, por su parte, siempre está viajando para dirigir y producir algún video clip al lado de grandes artistas musicales, y está lleno de proyectos para este nuevo año.

Por eso, para nuestra edición especial del mes de San Valentín, hemos invitado a estos tortolitos para que nos hablen, además de sus carreras por supuesto, de su historia de amor y de los secretos para mantenerse juntos trabajando en una industria tan difícil y dura para las parejas como la del entretenimiento.

Y aunque ni nieguen ni afirmen que tengan planes de llegar al altar, lean ustedes entre líneas la entrevista que me dieron y lleguen ustedes mismos a su propia conclusión.

Sharlene y Daniel, gracias por hacer parte de nuestra edición especial del amor. ¿Por qué no empezamos por el comienzo? ¿Cómo se conocieron?
Sharlene: Nos conocimos en República Dominicana, durante el rodaje del video clip “Me muero” de Los Cadillacs, una agrupación venezolana. Daniel era el director y yo fui la actriz seleccionada. Después, como yo también soy guionista, nos mantuvimos en contacto, y empecé a trabajar con él escribiendo las historias para los videos musicales que él dirigía.
Daniel: (En tono burlón) Me mandaba noticas de amor y me decía, “escribe esta historia” y al final me dejaba una nota insinuándose, y bueno, después de varias notas que me mandó así, poco a poco la invité a salir y todo fue pasando, pero todo fue producto de que ella insistió e insistió mucho (risas).
Sharlene: (En tono irónico) Ajá sí, claro, así mismo pasó.

Y ¿cómo fue la primera cita?
Daniel: Bueno, después de que me escribió tantas notas de amor, de tanto insistir, de llamarme, acosarme (risas), decidí invitarla a comer. Ella estaba en República Dominicana y yo aquí en Miami. Hablando en serio, después de mucho compartir creativamente, un día estábamos hablando durante cuatro horas seguidas en mi casa y estaba un amigo mío ahí y de repente me dice, “cuéntame, ¿esa chica qué? ¿Estás saliendo con ella?” Y yo le dije que no, que solamente éramos amigos, y entonces él me dice, “Dani Durán, ¡por favor! ¿A quién le mientes? Tú nunca has hablado tanto tiempo con alguien de esa manera y ahí están los dos interesados uno del otro, porque ella también, se le notaba porque yo escuché la conversación”. Obviamente en ese momento me di cuenta de que había algo.
Sharlene: Para resumir todo, él me invito a cenar a Miami con él  y yo lo primero que le dije fue “no, imposible, estás loco”; pero luego pasó más tiempo, lo pensé mucho…
Daniel: ¡Una semana! ¡Eso fue el mucho tiempo que pensó!
Sharlene: Bueno, el punto fue que me invitó, fuimos a jugar bolos.
Daniel: Sí, pero cenamos primero en un restaurante muy lindo en Downtown, que se ha convertido en nuestro restaurante de aniversario, y después fuimos a jugar bolos y la pasamos súper bien.

¿Cuánto tiempo llevan juntos?
D: Este 4 de julio cumplimos 3 años, y pues la hemos pasado súper rico conociéndonos el uno al otro; ha sido un proceso súper interesante el de compartir y crear porque ha sido una retroalimentación de lo que hacemos y amamos que son nuestras carreras, y hemos aprendido a amarnos en esto que es tan complicado.
S: Sí, es súper complicado por el horario, por las demandas del mismo trabajo, los viajes… me acuerdo del año pasado cuando yo estaba haciendo la gira de la serie de Nickelodeon “Grachi”, filmando por toda Latinoamérica, tuvimos que coincidir después de casi dos meses en México por dos o tres días; fue la única manera de que nos viéramos.

¿Qué otras dificultades han encontrado por tener carreras en el mismo medio?
S: Tener una relación en la industria del entretenimiento no es lo más fácil, pero yo creo que lo que sí hemos logrado es complementarnos; él me ayuda muchísimo en mi carrera, yo lo ayudo a él, tratamos de impulsarnos el uno al otro en vez de ser una traba. Lo que puedo escuchar de la experiencia de muchas personas es que el medio demanda mucho pero uno no puede estar quejándose porque lamentablemente el trabajo es de esa naturaleza; a veces te consume mucho, no solamente en tiempo sino que también mentalmente porque uno trabaja no solo cuando está en el set o para él no solamente cuando está dirigiendo, sino también en la casa, cuando yo estoy construyendo personajes o él haciendo su plan de rodaje. Lo importante yo creo que es eso: en vez de uno ser un freno, simplemente ser un impulso para que todo salga lo mejor posible y entender que tanto el éxito de él es para mí como el mío es para él.

Cuéntenme una anécdota de alguno de los San Valentín que han pasado.
S: Creo que lo más importante es que no es que no seamos románticos y no queramos darle importancia a esa fecha, sino que precisamente como valoramos el tiempo que podamos tener juntos, cualquier día es más importante, cualquier momento en el que podamos hacer algo increíble y la podamos pasar súper sin darle tanto valor a una fecha comercial que al final de cuentas eso es lo que es. Nosotros tratamos de sacar el tiempo y hacer algo bonito para San Valentín pero tampoco nos morimos si no se puede. Probablemente este Valentín voy a estar grabando “Pasión Prohibida” todo el día y termine tarde así que no puedo planificar mucho que digamos.

Bueno, ustedes ya llevan casi tres años juntos y por ahí como que me huele a florecitas de matrimonio… como que escucho campanitas. Cuéntenme a ver.
S: ¡Ay Dios mío! ¿Que tú escuchas campanitas? Porque yo no sé cuando van a sonar esas campanitas (risas).
D: ¡Por qué todo el mundo nos quiere casar tan rápido, si yo creo que el proceso del noviazgo es muy lindo!
S: ¿Tienes miedo de casarte?
D: No, no tengo miedo de casarme, pero me parece que el proceso de noviazgo es muy lindo, ¿no estás disfrutando tu noviazgo?
S: ¡Demasiado!
D: El proceso del noviazgo te permite conocer a la persona, verla sin ningún tipo de compromiso pues estás ahí porque quieres; es lindo ese día a día de conquistar a tu pareja con detalles tontos como…
S: ¿Como cuáles? (risas). ¡Esto me interesa!
D: ¿Por qué eres así? ¿Tú juegas para mí o en mi contra? ¿De qué lado juegas tú? (risas).
S: Bueno, yo como que voy a revelar un secreto aquí: este caballero a mí nunca me ha regalado flores, ¿ustedes pueden creer eso?
D: Eso fue un golpe bajo.
S: O sea, es que no, no está en su sistema el romanticismo.
D: Pero cuenta cuántos regalos te he dado desde que nos conocemos.
S: No, si no digo que no sea detallista, pero fíjate, flores no regala.
D: ¿Por qué será que las mujeres siempre están empeñadas en ver lo que les hace falta y no lo que tienen?
S: Bueno, ya fuera de broma, como dice Dani, para nosotros el noviazgo es súper lindo, súper importante, pero la idea del matrimonio sí es algo de lo que se ha hablado; creo que para los dos es un tema muy bonito que lo vemos a futuro y si se da en algún momento, yo estoy segura de que nuestros amigos de Lifestyle Miami serán los primeros en enterarse.

Daniel, ¿te verías casado con Sharlene?
D: ¡Claro! En algún momento de nuestras vidas; creo que esa es la misión de este camino que emprendimos al ser novios.
S: A ver, cuéntanos lo primero que dijiste de mí, confiésalo.
D: Sí, es verdad, cuando estaba hablando de ella con un grupo de amigos, yo hice el comentario, sin ningún tipo de expectativa, de que Sharlene era una niña para casarse… no sabía que sería conmigo. Todavía no hemos establecido el plan pero está en el futuro, siempre y cuando ella quiera. Ese momento llegará y fluirá como todo, dependiendo de la etapa que estemos viviendo; será otra parte que aprenderemos a compartir juntos en caso de que pase.

Háblenme un poquito de la carrera de cada uno. Empecemos contigo Sharlene, en estos momentos estás con un papel muy importante que es “Camila” en la nueva telenovela de Telemundo “Pasión Prohibida”.
S: Sí, es un proyecto que me encanta, primero porque tiene un elenco espectacular y lo he dicho en más de una ocasión, no solo por el talento que tienen sino también por esa vibra tan bonita y esa madurez para el trabajo y para el compañerismo que presentan día a día. La historia es muy buena, está basada en una novela turca; tenemos a un gran escritor haciendo todos los guiones y la verdad que me encanta mi personaje, porque sé que va dar mucho de qué hablar. “Camila” es difícil de descifrar al principio y creo que al público le va a llamar mucho la atención; a veces no van a saber si es buena o es mala, es un personaje que representa mucho enigma.

Otra faceta mía completamente distinta fue “Katty” en “Grachi”, cuya tercera temporada ya casi sale al aire; es un personaje muy cómico, exagerado, con el cual me divertí demasiado además de que fue un proyecto que me dio a conocer mucho en Latinoamérica y de donde vienen mis queridos “Taulers”, mis fans.

Aparte de eso, mi carrera ha estado más orientada hacia el cine, ahora es que estoy explorando más el área de la televisión, pero me encantaría volver al cine en algún momento; no he tenido tiempo ahora precisamente porque estos proyectos me han caído justo uno detrás del otro, pero nadie sabe, vamos a ver qué pasa. También estamos con la gira del show en vivo de “Grachi”, que hay rumores de que va para República Dominicana, para mi tierra y ojalá se dé porque me encantaría visitar a mi país con este show.

Ahora Daniel, háblanos sobre tu carrera, ¿cuáles son tus proyectos más recientes?
D: Bueno en estos momentos me encuentro produciendo varios videos musicales que filmé el año pasado; terminé con uno de Los Cadillacs, el quinto video de la agrupación por la que conocí a Sharlene. He estado escribiendo para otros artistas, esto nunca acaba. En este momento me encuentro viviendo una etapa muy especial pues cerramos el año pasado muy bien y tengo siete nominaciones a los Premios Pepsi, entre ellas director del año, y en las categorías urbana, rock, tropical y de video del año. Creo que estamos bien ahí para llevarnos algún premio; ojalá y me lleve todas las categorías y también me lleve el video del año (risas). Tengo muchos planes para este año, entre ellos seguir haciendo videos musicales, seguir con la publicidad que ha sido algo que he estado haciendo paralelamente y bueno, seguir los planes futuros para mi película.

¿Película? ¿Cuál película?
D: Bueno, como todo director, creo que el fin es hacer un largometraje; ese es el sueño de todo cineasta y yo no me excluyo de eso. Me siento en la etapa ya, con la madurez de director para poder emprender ese camino, entonces hay varios proyectos por ahí en los que estoy plantando esa semillita que empieza a germinar y estoy esperando el proyecto perfecto para poder entrar a desarrollarlo, creo que este año van a oír de eso.

Cuéntame sobre los artistas con los que has trabajado, ¿cuál o cuáles te han traído mayor satisfacción?
D: Esta es una pregunta siempre complicada de responder porque considero a cada uno de mis proyectos como un hijo y a todo hijo uno lo quiere de una u otra manera. Pero no puedo olvidarme de donde empecé y de los dos artistas que me dieron el empujón para dedicarme a ser director y a dejar de hacer televisión, que era algo que venía haciendo durante muchos años; ellos fueron Gilberto Santa Rosa y Ricky Martin. Eso fue como en el 2006 cuando los representantes de Ricky Martin me invitaron a dirigir lo que fue el espacio documental de la gira de Ricky y al mes siguiente me estaba llamando Gilberto para hacerle su video musical. El resto es historia; he trabajado con gente como Chino y Nacho, Obie Bermúdez, Oscar d’León, los Ilegales, Los Cadillacs…son más de 50 videos en lo que han sido estos cinco años.

Sharlene, ¿cómo te ves en un futuro próximo?
S: Es una pregunta un poco difícil porque, si me la hubieras hecho hace cinco meses, no habría dicho que me iba a ver en Telemundo. Creo que lo lindo y lo que más me gusta de mi carrera es precisamente que no sé dónde voy a estar en los próximos cinco meses; así soy yo, no me gusta apegarme tanto a las cosas, me encanta el cambio, lo inesperado, la expectativa, es algo que me llena de adrenalina y de entusiasmo. Lo que sí sé es que voy a estar actuando porque es lo que me gusta y nunca voy a dejar de hacerlo; no sé dónde, ni en qué mercado, pero no me importa, me encanta explorar mercados distintos, lo hice en Alemania y en Nueva York y me fue muy bien, es parte de mi personalidad, soy inquieta y curiosa.

¿Te verías en Hollywood o haciendo televisión americana?
S: Of course! (risas). De hecho tenemos ganas de mudarnos a Los Ángeles y eso sí te puedo decir que está en el futuro próximo. Me encantaría hacer televisión americana, la verdad es que las series que están haciendo tienen tanta calidad y las historias son tan buenas que vale la pena. Me parece que antes la gente veía a la televisión como algo que estaba por debajo del cine, pero hoy día eso ha cambiado completamente, la televisión tiene una gran calidad.

¿Les gustaría tener hijos?
S: Hace años decía que quería tener cuatro hijos, pero ya no porque hay que ser realistas, con esta carrera sería imposible. Pero sí me gustaría tener dos hasta el momento, yo creo que es un número parejito, muy bonito. ¿Y tú?
D: Claro que sí, es un proceso natural en el que a todos se nos despiertan las ganas de traer al mundo una vida y creo que esa debe ser la misión de todos nosotros aquí en la tierra. Por otro lado, aparte de tener hijos, creo que hemos hablado en algún momento que nos encantaría adoptar también, creo que eso es una manera de ayudar a que una vida cambie y sería una experiencia muy especial.

Finalmente chicos, la pregunta que los va a meter en problemas. Díganme lo que más y lo que menos les gusta de cada uno.
S: ¡Uy! Lo que más me gusta de Dani es que además de que me lo encuentro bello, también lo admiro mucho; es un gran profesional, tiene un gran talento, como ser humano es impecable, es una persona de un corazón muy bonito, siempre pensando en lo justo, lo correcto. Además es divertido aunque no parezca y tiene una gran paciencia, porque yo sé que puedo ser muy intensa e hiperactiva.
Tenemos una conexión muy bonita, no sé ni cómo explicarla, creo que simplemente sí estamos hechos el uno para el otro, nos entendemos muy bien.
Lo que menos me gusta de él es que ¡tiene un genio a veces! Y lo dicen todos sus amigos, no soy yo, pero conmigo es nice, se calma. Es que es director y dirige mucho, toda la vida, y tiene que aprender a dirigir pero en el set, afuera que se relaje (risas).
D: Lo que menos me gusta de Sharlene es que a veces  las mujeres, cuando todo está muy bien, todo tranquilo y se pasa mucho tiempo sin discutir, tienen que encontrar cualquier tontería para discutir. Gracias a Dios somos una pareja que mantenemos una relación súper chévere, sana, no es que peleemos tanto, ni discutamos mucho, pero eso es lo que pasa.
Y lo que más me gusta de ella es algo súper complicado de responder porque me gusta todo; desde el primer momento que la vi me pareció una niña encantadora, me encantó su talento. Fue muy cómico porque aquella vez del video de Los Cadillacs, yo estaba haciendo el casting de mi novia ¡y no lo sabía! Recuerdo que en estos días conversaba yo con un grupo de amigas que para ese video yo estaba buscando a un personaje súper especial, yo estaba haciendo el casting para una princesa y definitivamente creo que encontré a esa princesa. Sharlene es una persona increíble, que tiene unos sentimientos súper buenos, unos valores éticos de familia, es un conjunto de cosas… entonces señalar una sola cosa que me guste de ella es muy complicado porque son muchas. Me ha hecho mejor ser humano, me ha hecho hacer cosas que yo pensé que nadie iba a lograr que yo hiciera
S: Todavía me falta que regale flores, pero ¡lo voy a lograr! (risas).
D: Lo importante de todo es que lo ha logrado sin querer que yo pierda la esencia de lo que soy y que nos queremos, nos entendemos, nos valoramos y nos respetamos.