He visitado Barcelona en varias ocasiones, pero nunca tuve la oportunidad de ir en verano. Para alguien que vive en una ciudad como Miami, un paraíso soleado donde el verano es prácticamente perenne (excepto por esas dos semanas en diciembre cuando la temperatura baja considerablemente para nosotros los floridanos) los destinos tropicales o de playa realmente no son los primeros en mi lista. Sin embargo, este verano tuve la oportunidad de estar en Barcelona y quedé fascinado con el ambiente que se vive en la capital mediterránea: es un verdadero destino premium de verano, con lugares y actividades muy exclusivas para realizar, desde relajarse tomando el sol en playas de primera clase mundial, hasta comer en los restaurantes más finos, pasando por algunas compras de lujo, un interesante festival cultural, e incluso un tour en helicóptero.

Las actividades son ilimitables en el verano barcelonés; aquí les presento algunas de las que pueden hacer. Esta es una pequeña crónica de cómo pasar un verano en Barcelona con estilo.

Dónde quedarse

BCN Camilo 01

Playa de Bogatell / Camilo Gómez

Barcelona cuenta con una buena selección de hoteles finos y exclusivos. Por ser el verano, quise experimentar un poco más la ciudad playera. En su historia, Barcelona nunca fue reconocida como un destino de sol, verano y palmeras, ya que por mucho tiempo la ciudad le dio la espalda a sus playas. Sólo fue hasta los Olímpicos de 1992 que la ciudad le prestó atención al gran potencial que tenían, rehabilitándolas y adecuándolas al punto que hoy en día, Barcelona es considerada la primera de las 10 mejores ciudades de playa escogidas por National Geographic, junto a nuestra hermosa Miami Beach, por supuesto, que ocupa el quinto puesto.

Decidí quedarme en el Hotel Arts (www.hotelartsbarcelona.com), que además de estar localizado literalmente frente al mar, es uno de los más lujosos de la ciudad, lugar donde se hospedan muchas celebridades y personalidades importantes, y por supuesto, una construcción imponente y emblemática de 44 pisos diseñada por el arquitecto colombiano naturalizado estadounidense Bruce Graham (el mismo que diseñó la Torre Sears de Chicago). Hecho completamente de vidrio verde y recubierto por una estructura blanca de hierro, el hotel está ubicado al final de la avenida Carrer de la Marina, frente a la playa de la Barceloneta, a la entrada del famoso Puerto Olímpico de Barcelona. Dato curioso: el hotel es el edificio habitable más alto de la ciudad, superado únicamente por la Catedral de la Sagrada Familia de Gaudí y la Torre de Comunicaciones de Collserola. Se podrán imaginar que las vistas del mar mediterráneo y de la ciudad que podía apreciar desde mi habitación eran simplemente de dejar la boca abierta.

BCN Camilo 02

Vista del Port Vell, la Barceloneta y el área de las playas de Barcelona desde la montana de Montjuic; el edificio que más resalta es el Hotel Arts / Camilo Gómez

Pero si usted es de aquellos que prefiere hospedarse en un lugar más cercano al feeling urbano, o próximo a atracciones o al comercio, Barcelona no defrauda en su selección de exquisitos y lujosos hoteles. Entre ellos, les recomiendo las siguientes dos opciones que son de mis predilectas:

Casa Fuster: localizado en el corazón de la ciudad, al final del Paseo de Gracia, la avenida más sofisticada de Barcelona donde se ubican exclusivas tiendas de renombrados diseñadores y los alquileres más costosos de toda la ciudad (algo similar a Champs Elysées en París), el hotel reside en un edificio que es un verdadero monumento del estilo modernista (estilo arquitectónico por el que Barcelona es muy famosa) diseñado por el arquitecto barcelonés Lluís Domènech i Montaner a comienzos del siglo 20.  Los interiores del hotel exhiben lujo elegante, ofrecen ambiente refinado, armonía entre la arquitectura de interiores, recuperadora del art nouveau, y la más reluciente vanguardia. (www.hotelescenter.es/casafuster)

BCN Camilo 03

Paseo Marítimo con el Hotel W al fondo / Camilo Gómez

El Palace: este hotel es perfecto para aquellos que disfrutan de la elegancia clásica de la belle époque y de sentirse envueltos en un aire aristocrático. Huéspedes de la talla de Salvador Dalí, Ava Gardner, Frank Sinatra y Ernest Hemingway han pasado por sus exquisitas y suntuosas habitaciones. Creado por el arquitecto Eduardo Ferres e inaugurado en 1919, el hotel sufrió una completa restauración y renovación que duró todo un año en el 2009, pero que conservó el espíritu clásico que siempre lo ha caracterizado. Al igual que Casa Fuster, El Palace está ubicado en el “Eixample” en el área comercial más prestigiosa de Barcelona. Es importante destacar que el scotch bar, uno de los íconos del hotel, fue igualmente renovado y está de nuevo en funcionamiento.(http://hotelpalacebarcelona.com)

Qué hacer

Una vez instalado en el hotel, me preparé para salir a explorar la ciudad bajo el sol estival. La caminata del Paseo Marítimo del Puerto Olímpico es muy agradable (fue en este paseo donde Shakira grabó una de las partes del video de su más reciente éxito “Loca”), con las playas y dramáticas vistas del agua turquesa del mediterráneo a un costado, salpicadas por un enjambre multicolor de bañistas y coronadas al fondo por la moderna e imponente estructura de vidrios plateados del Hotel W (www.w-barcelona.com) , obra del arquitecto barcelonés Ricardo Bofill, conocida como “la vela” precisamente por su forma de vela de barco. Todas estas imágenes formaban un cuadro verdaderamente surrealista.