Botiga_Loewe-01

Entrada de la tienda de Loewe en el Paseo de Gracia / Turisme Barcelona

De las playas, se destacan las de Bogatell, San Sebastián y Marbella (ésta última con área nudista). Me senté a relajarme en uno de los chiringuitos, que son unos quioscos muy típicos en Barcelona donde se venden bebidas y entremeses a orillas del mar. Me dispuse a disfrutar del ambiente, musicalizado por suaves beats de música lounge y house, en compañía de una refrescante jarra de sangría y algunas tapas. Esto definitivamente no se ve en Miami… ¿unas buenas tapas y bebidas alcohólicas en la playa? Creo que ya estoy entrando en la onda veraniega del Mediterráneo.

Bueno, pero ¡claro que no voy a dejar de lado todo lo que se puede hacer en la ciudad además de la playa! Barcelona es una ciudad cosmopolita, moderna y diversa, donde confluyen culturas del mundo entero. Por mucho tiempo fue el centro de la industria textil y de la moda española, con grandes exponentes del diseño como los hermanos Custo y David Dalmau quienes crearon la marca mundialmente reconocida Custo Barcelona. La crisis traída por la dictadura de Franco prácticamente erradicó la industria textil, por lo que la ciudad tuvo que encontrar otras actividades comerciales. Hoy en día, el principal sector económico es el del turismo, y la ciudad posee una excelente infraestructura desarrollada para dicha actividad, además de su inherente belleza geográfica que lo facilita.

Cada barrio de Barcelona tiene una personalidad y un atractivo peculiar que lo hace imperdible, desde el Barrio Gótico en el centro, lugar de la Barcelona original, con sus calles estrechas y empedradas (a veces un poco espeluznantes porque evocan algo así como épocas medievales de brujas e inquisición); el famoso paseo de Las Ramblas, que corta el centro de la ciudad en dos y es famoso por su vibrante vida tanto diurna como nocturna; el Eixample con su shopping exclusivo, su urbanismo en forma de cuadrícula y sus muestras de joyas arquitectónicas del modernismo, como la Sagrada Familia de Gaudí (uno de los símbolos de Barcelona y foco de muchas controversias); el barrio del Born que ofrece buenos sitios alternativos para la vida nocturna entre restaurantes y bares muy eclécticos; hasta las montañas de Montjuic y Tibidabo desde donde se aprecian las vistas más increíbles de la ciudad y del mediterráneo, además de importantes monumentos arquitectónicos como el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón, la Torre de Collserola, el Poble Espanyol, la Torre de Telecomunicaciones de Montjuic diseñada por el reconocido arquitecto Fernando Calatrava, el teleférico de Montjuic (que ofrece otras vistas inigualables de la ciudad) que lleva al Castillo de Montjuic (hoy en día un museo militar), el Museo Nacional de Arte de Cataluña, entre otros lugares.

Botiga_Mercat_Boqueria-01

Entrada al Mercado de la Boquería en Las Ramblas / Turisme Barcelona

Los lugares, monumentos y joyas arquitectónicas están por doquier en esta cálida y simpática ciudad. Como dijo el arquitecto Ricardo Bofill; “Barcelona es la mezcla de todas las arquitecturas. Tenemos de todo. El urbanismo más excelente y la variación más increíble de piezas de arquitectura que se pueden encontrar, desde las murallas romanas hasta los más recientes íconos modernistas. Es el resultado de miles de arquitectos que han trabajado juntos desde hace dos mil años”.

Y después del relax… otro relax

Lleno del embeleso que me causaba la belleza mediterránea de esta ciudad (y la sangría que también ayudó) ¿qué mejor idea que irme de compras? El pasado de Barcelona como principal ciudad textil de España y su ubicación como puerto y entrada de la península ibérica para el sur de Francia y
resto de Europa le ha dado un aire cosmopolita y una posición como capital de moda y comercio. Se pueden encontrar desde prendas selectas y objetos únicos de las marcas más exclusivas de prestigio internacional hasta complementos fashion de diseñadores jóvenes más vanguardistas y arriesgados.

Botiga_Mercat_Boqueria-02

Puesto de frutas en el Mercado de la Boquería / Tursime Barcelona

Sin duda, una de mis áreas de shopping favoritas es el Paseo de Gracia, donde se ubican las tiendas más selectas y prestigiosas de la ciudad. Una de ellas es la empresa española de artículos y marroquinería de lujo, Loewe (www.loewe.com), actualmente parte del grupo francés LVMH (Louis Vuitton), ubicada en la primera planta de la hermosa Casa Lleó Morera, otra obra de Lluís Domènech i Montaner. Allí se puede encontrar maletas y bolsos de cuero, billeteras, portafolios, correas, y otros artículos altamente codiciados por los ricos y famosos y soñados por los aficionados.

Otra tienda lujosa de diseñadores locales que se encuentra en el Paseo es la joyería Bagués-Masriera (www.bagues.com), la única firma del mundo de la joyería y la orfebrería de España y de las pocas a nivel europeo que ha mantenido su trayectoria durante casi dos siglos y medio. Está ubicada en otra joya del modernismo catalán, la Casa Amatller del arquitecto Josep Puig i Cadafalch, y es la tienda principal de la firma, que ha recibido innumerables premios en exhibiciones internacionales desde su apertura en 1839.