Punta Cana, República Dominicana - Foto cortesía MITUR RD
Punta Cana, República Dominicana - Foto cortesía MITUR RD

June 5, 2020

Un grupo de islas del Caribe reabrirá este mes al turismo internacional, con la esperanza de reactivar su reputación como oasis de tranquilidad después de contener sus brotes de coronavirus e implementar nuevos y estrictos protocolos de salud pública.

El Caribe, conocido por sus playas bordeadas de palmeras, aguas turquesas y pueblos coloniales, es la región más dependiente del turismo en el mundo. La medida es una prueba piloto para otras regiones que planean reiniciar el turismo después de bloqueos producidos por la pandemia del Covid-19.

Santa Lucía, las Islas Vírgenes de EE. UU. y Antigua y Barbuda son las primeras en reabrir esta semana. Jamaica y Aruba seguirán más adelante en el mes, y las Bahamas y República Dominicana en julio.

Los primeros vuelos a estas naciones provendrán de Estados Unidos, el país con el mayor número de casos reportados en el mundo.

Pero los funcionarios locales de turismo dicen que tienen pocas opciones. Los estadounidenses representaron casi la mitad de los 31.5 millones de visitantes del Caribe el año pasado.

Playa Macao, República Dominicana - Foto cortesía MITUR RD

La reapertura de las islas se llevará a cabo bajo controles de salud, como monitoreo de la temperatura de las personas a la llegada, y se requerirá o alentará el uso de máscaras faciales en espacios públicos.

Antigua y Barbuda realizará una prueba rápida de coronavirus a los visitantes a su llegada.

El primer ministro de Santa Lucía, Allen Chastanet, dijo a Reuters que requeriría a los viajeros un certificado negativo de coronavirus realizado en las 48 horas previas a la partida.

Las naciones caribeñas, que cerraron rápidamente sus fronteras e impusieron estrictos bloqueos a medida que se extendió la pandemia, esperan comercializarse como destinos seguros.

Antigua y Barbuda y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos tienen solo uno y dos casos reportados, según los funcionarios. Santa Lucía no tiene ninguno. Las autoridades quieren que las nuevas pautas de turismo tranquilicen a los viajeros, antes de ser desalentadoras. Las medidas incluyen desinfectar superficies y distanciamiento social en hoteles, restaurantes, operadores turísticos y taxis.