Cuando anunciamos que la actriz Ximena Duque sería la portada de nuestra edición especial de madres, sus grupos de fans revolucionaron las redes sociales, al punto que pensamos que irían a colapsar. Una vez que tuvimos la oportunidad de compartir con ella, entendimos por qué; Ximena enamora a cualquiera, no solo por su despampanante belleza física de angelicales y expresivos ojos verdes, y espectacular cuerpo, sino por su dulzura, su calidez, su carisma y sobre todo su sencillez; hablar con Ximena es como conversar con una amiga de toda la vida que no ves hace mucho tiempo. ¡Por eso su fans la adoran! Y por eso nosotros también adoramos compartir con ella.

La bella colombiana de 28 años, actualmente talento exclusivo de Telemundo, recién terminó uno de sus más exitosos proyectos con el papel de “Samantha” en la telenovela “Corazón Valiente” y justo en medio de nuestra sesión fotográfica, recibió la buena noticia de que ya tiene un nuevo proyecto, pues fue seleccionada para una próxima novela de la que no nos pudo revelar muchos detalles, pero lo anunció en vivo a través de la Twitcam que hicimos desde nuestro Twitter, y que pueden ver aquí si se la perdieron: http://twitcam.livestream.com/efen4

Pero, como nosotros no nos podemos quedar con la curiosidad, nos enteramos por ahí de que Ximena estará interpretando a una villana, su primera vez encarnando este tipo de personaje, en “Santa Diabla”, la nueva producción original de Telemundo, escrita por José Ignacio Valenzuela y protagonizada por Gaby Espino y Aarón Díaz. Todo parece indicar que Ximena le hará la vida de cuadritos a la pobre Gaby, y nosotros no vemos la hora de ver a Ximena en esta nueva faceta.

La que sí conocemos muy bien es su faceta de mamá, pues Ximena disfruta como nadie de su hijo Cristan, lo más importante de su vida, como ella misma lo afirma. Por eso, invitamos a la actriz a compartir con nosotros y su hijo en esta sesión especial, para que nos hablara, no solamente de sus maravillosos logros profesionales, sino también de lo que ha sido hasta hoy su experiencia como mamá. Miren lo que nos contó.

Ximena, comencemos hablando de este nuevo proyecto que te acaban de confirmar. ¿Qué nos puedes contar? ¡Supimos que vas a ser una villana!
No tengo la autorización de hablar hasta que Telemundo sea el que lo confirme. Te puedo decir que es una nueva producción que pinta ser maravillosa, estoy muy contenta porque el personaje sí es algo que he querido hacer desde hace mucho, es algo diferente que lo pedí al universo y afortunadamente me llegó; en cuanto pueda dar más detalles por supuesto que lo haré. Lo que sí les puedo decir es que hace unos días se estrenó la segunda temporada de “Mia Mundo”, una serie por Internet que tuvo mucho éxito en la primera temporada y me incluyeron ahora en la segunda. Mi personaje no sale como hasta mediados o finales de mayo pero es maravilloso, se llama “Alex”, llega a hacer ciertas travesuras por ahí y también es un personaje así diferente porque es como rockera, como alocada, así que estoy muy contenta.

¡Qué bueno! Y volviendo al proyecto del que aún no podemos hablar (risas),tengo entendido que la protagonista va a ser Gaby Espino.
Eso lo dijiste tú, no lo he dicho yo, no sé de qué me hablas (risas). Eso dicen las malas lenguas y las redes sociales, que ¡no sé cómo se enteran de las cosas antes que uno!

Oye, es que ¡esos fans tuyos son una mafia! (risas).
¡Es una locura! Tú sabes que ayer estaba en el evento del estreno de “Mia Mundo” y todo el mundo tenía que ver con mis fans, ¡qué cosa tan increíble como son de famosos! Lo que pasa es que son muy unidos y hay un cariño muy especial tanto ellos hacia mí como de mí hacia ellos, yo los consiento, les escribo, les respondo. Al final de cuentas, les debo mucho a ellos de alguna manera porque son los que me han seguido desde el comienzo, los que me han apoyado, están ahí y mi trabajo se lo dedico a ellos siempre, y les encanta; por eso siempre están ahí al pie del cañón conmigo.

Cuéntanos un poco más de “Mia Mundo”.
Yo entro a un triángulo amoroso entre los protagonistas que son Jacqueline Márquez y José Guillermo Cortines. Estoy muy contenta porque imagínate que yo hice el piloto para la serie que quedó divino, me encantó mi personaje, yo lo iba a hacer, pero en ese momento estaba grabando “La Casa de al Lado”, y no me dio el chance de hacer las dos cosas, obviamente por tiempo, iba a ser caótico. Me acuerdo que lloré, pataleé, le decía a mi mánager, “pero, ¿por qué? ¡Yo quiero hacerlo!” Al final no pude. Pero bueno, para la segunda temporada me llama la productora y me dice “Ximena, escribimos un personaje que solamente lo puedes hacer tú, está escrito para ti”. Yo justo venía de terminar “Corazón Valiente” y le dije, “¡maravilloso!”, me encantó la descripción del personaje, quedé enamoradísima y pues me aventé a hacerlo. Es muy chévere porque es en Spanglish, así que soltaré la lengua gringa que llevo dentro de mí (risas).

Claro, tú llegaste súper jovencita a Estados Unidos, ¿no?
Yo llegue a los 12 años, en el 97, estaba desde muy chiquita; fui a Middle School y High School (secundaria) aquí, yo me gradué acá del colegio.

Nosotros somos una revista online y cuando vemos más y más productos por internet como series online o webnovelas como “Mia Mundo” nos da alegría porque sentimos que los medios de comunicación por internet cada vez cogen más fuerza y prestigio. ¿Qué opinas de eso?
Yo creo que está cogiendo un ascenso increíble, esto es una cosa inalcanzable, cuando menos nos demos cuenta estaremos viviendo y haciéndolo todo por internet, que ¡ya casi es así para mucha gente! El internet une a la gente de todas partes del mundo también y te da mucha más proyección internacional; por ejemplo, una novela por televisión que solamente la den por Estados Unidos, la gente de Suramérica se queda con ganas de verla. En cambio, en este caso, siendo por internet, una webnovela es maravilloso por que la ve gente de todas partes del mundo y me encanta.

Hablando de “Corazón Valiente”, tu papel de “Samantha” gustó muchísimo, sobre todo por la química que tuviste con Fabián Ríos, y las personas se identificaron mucho con esa relación que era bien agridulce. Háblame un poco de eso.
Yo creo que la magia de estos dos personajes era que hablábamos el mismo idioma, o sea, los dos somos colombianos, y ya de ahí creo que fue un punto muy a nuestro favor; desde que nos conocimos hicimos clic, hablamos igual, tenemos las mismas costumbres, somos de la misma tierra, y eso hace un gran diferencia; fíjate que yo no pensé que iba a hacerla hasta que empecé a trabajar con él, pensé, definitivamente entre colombianos nos entendemos. Claro, yo he tenido compañeros de otros países y también me he entendido muy bien con ellos, pero en este caso con Fabián había como un juego, una improvisación que se podía hacer porque nos entendimos mucho. La magia de estos personajes fue que los directores y la escritora nos dieron la libertad de improvisar; de hecho, fue muy chistoso porque Marcela Silverio, la escritora, al final terminó escribiendo como hablaban “Samantha” y “Willy”, ya los chichos que nosotros le metíamos, ella ya los escribía; ella quedó fascinada con el trabajo que estábamos haciendo, gracias a Dios, y creo que ese fue el secreto del éxito de esos personajes, aparte de que él es muy entregado, yo soy muy entregada, entonces eso fue lo que trajo la explosión de esa pareja y que al público le haya gustado tanto justamente por la naturalidad con la que interpretábamos estos personajes. Al final conocíamos tanto los personajes que hablaban solos.

¡Cómo será que la gente le gusto tanto y que se proyectó tanto en la vida real que hasta llegaron a comentar que ustedes tenían un romance!
¡Imagínate! Yo creo que los fans son más intensos que uno como actor; ellos deseaban con todas sus fuerzas que nosotros estuviéramos juntos, y nos casáramos, y tuviéramos todos los hijos y más. A mí me pareció chévere que la gente se haya encariñado así con estos personajes; finalmente los chismes de que si la gente está o no está, eso pasa en todas las producciones, solo lo ven a uno en una escena medio romántica y ya dicen “ay se gustaron”, “ay se van a enamorar”.

Bueno, pero es que a veces pasa, mira por ejemplo el caso de Gaby y Jencarlos (risas).
¡Claro! Yo no digo que no pase, pero yo por lo menos tengo muy claro que mi trabajo es mi trabajo y mi vida personal es mi vida personal. Yo sinceramente te digo que no me involucraría con un compañero de trabajo porque sería algo muy difícil de llevar, aunque respeto las decisiones de todos. En este caso de Fabian, mucho menos, porque él es un hombre casado y tienes una familia maravillosa, no existe ni la más mínima posibilidad de algo así.

Hasta los fans sacaron la etiqueta en Twitter #DuqueRios!
¡Sí! Es que imagínate, se enamoran impresionantemente de estos personajes. Yo creo que no sería una idea descabellada que el día de mañana Telemundo nos ponga a trabajar juntos otra vez, porque finalmente a la gente le gustó mucho esa dupla que hicimos, y ¡no estaría mal!

Definitivamente, ¡sería muy chévere! Me gusta esa idea. Bueno, cambiando un poco de tema, hablemos de nuestra edición especial de madres, que es una de las razones más importantes de que nos acompañes en la portada de este mes. Para nosotros, tú eres una madre estelar, no solamente porque obviamente eres una estrella, sino también porque fuiste mamá muy joven y a pesar de que el padre siempre ha estado muy presente, tu básicamente has criado a tu hijo como una mamá soltera, con mucho esfuerzo. ¿Qué ha representado para ti el ser madre y criar a Cristan en las condiciones en las que lo has hecho?
Mira, no hace mucho estaba yo teniendo una conversación con alguien que me decía, “Ah, es que tú no sales, tú no rumbeas, tú no estás disfrutando la vida”, y yo le respondí “¿sabes qué? La estoy disfrutando más de lo que todo el mundo se imagina”; yo disfruto más quedándome en la casa un viernes, un sábado o un domingo con mi hijo viendo una película y que él sepa que yo estuve ahí para él todo el tiempo y que el día de mañana él esté feliz y esté agradecido por la mamá que tuvo, ¿me entiendes? De hecho, mi hijo es el que me dice a mí, “mami sal, diviértere, go out mom, have fun”. Yo lo tuve a los 18 años y claro que fue tenaz, yo era una niña, pero lo interesante de esto es que he crecido con él, él me ha hecho madurar muchísimo; él tiene ocho años, va a cumplir nueve, pero es un señorcito, en su mente él tiene como 15 años, porque le ha tocado crecer conmigo. Yo lo consiento, lo mimo, le doy lo que él quiera, siempre y cuando me rinda en el colegio y haga lo que tiene que hacer. No te puedo decir que use un ejemplo o algo como me criaron a mí, no, yo no tengo un manual sobre como criar a un hijo; simplemente he hecho lo que creo que se debe hacer, y creo que Dios me está respaldando, Él es el que me ha ayudado a criar un niño tan maravilloso como Cristan. Es un niño que no pelea por nada, cariñoso, amoroso, obediente como no te imaginas. El hecho de que sea una mujer profesional que ha trabajado por sus sueños y a la vez pueda criar un niño como lo crío yo es una razón para estar agradecida. Como dices tú, el papá está y siempre ha estado, pero el niño está mucho más tiempo conmigo porque es lo que más amo en la vida, estar con él, y siempre lo he dicho, mi profesión principal es ser mamá, yo soy madre cien por ciento. Ahora, la actuación es un hobby maravilloso que me da de comer a mí y a mi hijo, lo demás viene por añadidura.

¿Qué es para ti lo más lindo de ser mamá?
Poder despertar y ver los ojos de mi hijo todas las mañana.

Y ¿lo más difícil?
Criar (risas). Tener que regañar, tener que ser “la mala del paseo”.

¿Es difícil criar a un varoncito sin la presencia masculina todo el tiempo en la casa?
Creo que esa presencia es necesaria para muchas cosas; habrá una edad en la que seguramente el niño se va a sentir más cómodo hablando de ciertas cosas con su papá; cuando llegue ese momento, veré cómo voy a lidiar con eso, si se lo paso al papá directamente o si yo lo asumo. Yo siempre le he dado mucha libertad, le he dicho las cosas y que cuente conmigo como amiga. De hecho él me dice, “tú eres mi mejor amiga”, y siempre se lo he dicho, “yo soy tú mejor amiga y tú eres mi mejor amigo, ¿a quién le voy a contar todas mis cosas si no es a ti?” Por ejemplo hoy estábamos en el gimnasio y él se pone a hacer ejercicio conmigo, eso lo podría hacer con el papá, pero lo hace conmigo. La figura paterna es muy importante en la vida de un niño, y afortunadamente él la tiene y está con él mucho tiempo. Desde muy pequeño, la imagen que le he dado a mi hijo de su padre es que tiene que ser un héroe para él, tiene que ver a su papá como un héroe, como un hombre maravilloso.

¿Qué otras cosas les gusta hacer cuando están juntos, además de ir al gimnasio?
¡Ay de todo! Nos vamos por ejemplo para la playa, desde las 5 de la tarde, esperamos a que caiga el sol, le llevamos comida a las palomas, nos ponemos a jugar con la arena, a estirarnos, a correr, a tirar piedras, a jugar, qué no nos gustar hacer juntos. Nos vamos al cine, nos vamos de date (cita romántica), porque casi todos los viernes son los días de nuestro date entonces nos vamos a comer, muy fino, y tú no sabes, ¡él me corre la silla y todo, como todo un caballero!

Y ¿de dónde saca él esas cosas?
Eso sí creo que el crédito es del papá. ¿Tu papá te enseñó a ser así de caballeroso?
Cristan: No fui yo.
A dice que él (risas). En realidad siempre le he inculcado a mi hijo que tiene que ser un caballero con las mujeres, no importa la edad que tenga, si pasa una mujer y se le cae algo, debe ayudarla a recogerlo. Yo le digo “para ti mami es una princesa, ¿verdad? Entonces tú quieres que cuando alguien esté con mami, la trate como una princesa, ¿verdad? Entonces así mismo tienes que tratar a las mujeres, como unas princesas, tienen que ser las reinas”. Entonces eso se lo he metido yo en la cabeza desde chiquito y de algo irá a servir el día de mañana, cuando tenga una novia (risas).

¿Qué tipo de mamá te consideras?
Creo que soy una mamá bastante estricta…

¿Sí? Esa no te la creo.
Aunque tú no lo creas, soy bastante estricta y muy exigente. Pero soy supremamente amorosa, y más que mamá, soy amiga.

¿Cómo haces cuando estás grabando? ¿Te queda tiempo de llevarlo a la escuela? ¿Cómo le haces?
Sí, normalmente sí lo puedo llevar a la escuela, porque si entro temprano a grabar lo dejo ahí en la cafetería con sus amigos, le encanta. A la hora del almuerzo lo voy a ver o la nana me lo lleva y se queda el resto del día conmigo. Yo hago lo que sea para poder estar con él, y si veo que me voy a demorar, entonces va al estudio, hacemos tareas ahí y ya luego la nana lo trae para acostarlo. Siempre me las ingenio, pero no hay día que no lo vea, por lo menos el desayuno lo compartimos, así sea a las carreras y en el carro (risas).

Bueno, hablando un poco de tu vida sentimental, nos pusimos muy tristes cuando supimos que tu relación con Carlos Ponce había terminado. ¿Hay alguna esperanza de que vuelvan o definitivamente se acabó entre ustedes?
No, definitivamente se acabó; te puedo decir con mucha seguridad que ese capítulo de mi vida se cerró; creo que los ciclos hay que cerrarlos para bien. Es un ser humano maravilloso, no tengo una sola queja de él, es un gran hombre, un gran padre, o sea, es más mamá que papá, te digo la verdad, es un ser humano increíble que quiero mucho, que quise mucho; voy a tener siempre un gran recuerdo de él, pero por cosas de la vida pues Papá Dios nos dice, “no es ahí donde vas a estar el resto de tu vida”, entonces yo creo que tanto para él como para mí es importante que los dos cogiéramos nuestros caminos, pero estoy bien. Creo que Dios te manda las cosas por una razón, te las quita por otra razón también, y ahorita en este momento de mi vida veo a mi hijo crecer y crece tan rápido, ahorita lo vi y está altísimo y me dije, “¿sabes qué? ¡Quizá dentro de cinco años ni me va a prestar atención!”, entonces déjame aprovecharlo al cien por ciento que ya habrá tiempo para el amor, para la pareja, para el novio, o para el matrimonio. Ahorita estoy tranquila, concentradísima en lo que estoy haciendo y tengo muchas metas y muchos sueños todavía por hacer realidad.

Háblame de esas metas futuras.  ¿Te ves haciendo cine, algo diferente a la actuación, cómo te ves?
Digamos que me visualizo haciendo realidad todos esos sueños que tengo. Mi meta no es llegar mañana a Hollywood y volverme famosa de la noche a la mañana; yo sé que todo eso es un proceso que requiere de mucha preparación, lo cual ya estoy haciendo, estoy tomando clases de inglés y de actuación en inglés. Sí quiero incursionar en el mercado americano, por supuesto que quiero, quiero terminar las dos novelas que tengo con Telemundo para irme a probar suerte a Los Ángeles. Así como me visualicé cuando recién soñaba con ser actriz y ahora estoy donde quizá hace unos años jamás me imaginé estar, de la misma manera, Dios quiera que pase, me visualizo en Hollywood haciendo una serie, quizá una película, o algo en el mercado americano. Quiero hacerlo porque me apasiona el cine y veo en grande, siempre he sido una persona ambiciosa que quiere más y más, en el buen sentido claro, sanamente; no soy conformista, no me veo haciendo solo novelas, aunque ojo, me siento muy bendecida de hacerlas, es lo que me ha hecho crecer como actriz, pero sí quiero ir mucho más allá, más lejos, y quizá no solo sea Hollywood, también podría ser cine en español, en mi país Colombia se hace mucho cine, en México, en España, pero si quiero incursionar en ese campo.